REZA POR MÍ

Rezar es una conversación con Dios. Es el momento de más calma del día, y, en mi caso, el de primera hora de la mañana, poco más de las seis, y el agua de la ducha caliente cayendo despacio sobre los hombros.

Rezar es una fotografía en sepia, un regreso a la casa de tus abuelos y al tiempo sin tiempo de tu infancia.

Es un Padre Nuestro hablando con Dios para que te ayude en los exámenes. Es el refugio del frío, y el silencio acogedor. Rezar es tener memoria.

Rezar es lo que va antes del trabajo o después del trabajo, y lo que nunca lo suplanta

Es lo único que puedes hacer cuando ya no puedes hacer más, y es la forma de comprometerse de quien no tiene otro medio de hacerlo, como cuando rezamos por un enfermo que se va a operar y ya está todo en manos del cirujano (y de Dios).

Rezar hace milagros, ofrece consuelo al que reza y a aquel por quien se reza. Rezar nunca es inútil, porque siempre conforta.

Rezar es decir rezaré por ti y, también, reza por mí. Y es, por tanto, lo contrario a la vanidad.

Rezar es la aceptación de tus limitaciones. Es aprender a resignarse cuando lo que pudo ser no ha sido. Es vivir sin rencor, aprender a olvidar, aceptar la derrota con dignidad y celebrar el triunfo con humildad.

Rezar es buscar las fuerzas si no se tienen y confiar en que las cosas van a ser como deberían ser.

Rezar es optimismo, no dar nada por perdido, luchar y resistir. Rezar es fragilidad y entereza.

Rezar es desconectar y apagar el móvil. Es introspección en la sociedad del exhibicionismo. Es relajarse y calmar los nervios. Y prepararse mentalmente para lo que ha de venir. No es solo buscar el coraje, sino también la inspiración, la idea, el enfoque, la luz, el claro en medio de la espesura.

Rezar es razonar, aunque parezca lo más irracional que haya. Es la mente funcionando como cuando juegas un partido de tenis. Es planificar y anticipar las jugadas. Es abstracción en los tiempos de lo concreto y lo material. Es pausa en un mundo excitado. Es calma cuando todo es ansiedad. Y es aburrido en la dictadura de lo divertido.

Rezar es una forma extrema de independencia.

Rezar es un placer oculto, que se reserva para la intimidad. Un acto privado, y casi a escondidas, que, cuando se hace acompañado, necesita mucha confianza.

Rezar es una declaración de amor por la persona que tienes en tus rezos. Es derramar tu cariño sobre los que más quieres y sentir el cariño de los que rezan por ti.

Rezar es tener a otros en tus oraciones y estar en las oraciones de otros, que es mucho más que estar solo en su memoria.

Rezar, y sobre todo que recen por ti, es la mayor aspiración que uno puede tener en la vida. Un privilegio inmenso. Es querer tanto a alguien como para rezar por él, y que alguien te quiera tanto como para rezar por ti.

¿Cabe mayor orgullo? ¿Existe mayor plenitud que la de saber que hay una madre, un hermano, un hijo o un amigo que quiere que Dios te proteja, y te dé salud, y te ilumine, y te ayude, y te acompañe, y esté siempre contigo?

Rezar es tener fé. Tener fé en la vida, en las personas, en tus amigos, en tus hijos, en tus padres, en Dios.

Rezar es un súper poder que nos predispone al bien.

Rezar es creer y ser practicante de un mundo mejor.

Vale la pena compartir

Miguel Ángel Robles

Publicado en Oración | Etiquetado , | Comentarios desactivados en REZA POR MÍ

Jornada de la Infancia Misionera

A partir de 2021 Infancia Misionera se celebrará en enero el domingo siguiente al Bautismo del Señor. Así lo ha decidido la Asamblea Plenaria de los obispos españoles que ha establecido esta fecha, el Segundo Domingo del Tiempo Ordinario, para celebrar la fiesta de los pequeños misioneros. Este año es el 17 de Enero.

Infancia Misionera es una Obra del Papa que promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo. Infancia Misionera promueve actividades misioneras en colegios y catequesis con las que educar a los niños en la fe y la solidaridad con la misión. También invita a los niños a colaborar personalmente con sus ahorros para los niños de las misiones. Los niños ayudan a los niños.

Publicado en Avisos | Etiquetado | Comentarios desactivados en Jornada de la Infancia Misionera

Lo que vos queráis

Lo que vos queráis, Señor, sea lo que vos queráis.

Si queréis que, entre las rosas ría

hacia los matinales resplandores de la aurora, sea lo que vos queráis.

Si queréis que entre los cardos sangre,

hacia las insondables sombras de la noche eterna, sea lo que vos queráis.

Gracias si queréis que mire, gracias si queréis cegarme, gracias por todo y por nada. Lo que vos queráis, Señor, Sea lo que vos queráis.

Juan Ramón Jiménez

Publicado en Oración | Etiquetado , | Comentarios desactivados en Lo que vos queráis

LECTURA DE LA CARTA APOSTÓLICA DEL PAPA SOBRE SAN JOSÉ

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , | Comentarios desactivados en LECTURA DE LA CARTA APOSTÓLICA DEL PAPA SOBRE SAN JOSÉ

En tus manos me entrego, Señor

San John Henry Newman (1801-1890).

En tus manos me entrego, Señor, haz conmigo lo que quieras. Me has hecho para Ti.

No quiero pensar más en mí mismo. Quiero seguirte.

¿Qué quieres que haga? Seguiré tu camino. Sea lo que sea

dolor o alegría – lo quiero hacer.

Te ofrezco los deseos, las debilidades, los planes que me apartan de Ti y me inclinan sobre mí mismo.

Señor,Tú has sido admirable conmigo, durante toda la vida. En adelante no me abandonarás.

Lo sé, aunque no tengo derecho ninguno ante Ti. No me dejes seguir mi camino sin pensar en Ti.

Haz que todo lo examine ante Ti, que busque tu voluntad en cada decisión y tu bendición en cada acción.

Como el reloj de sol actúa por el sol, así quiero yo moverme por Ti, si quieres llevarme y guiarme.

A Ti me entrego totalmente. Amén.

John Henry Newman

Publicado en Oración | Etiquetado | Comentarios desactivados en En tus manos me entrego, Señor