Hay un jardín…

Dijiste “sí”

 

y se detuvo el tiempo,
y tu seno de virgen
se estremeció gozoso
con la presencia ardiente
del Verbo de la Vida.

Dijiste “sí”

 

y tu vientre sellado
fue cuna y fue alimento,
fue canción, fue ternura,
fue sagrario y fue templo,
fue patena y altar.

Dijiste “sí”

 

y Dios se hizo silencio,
se hizo carne incorrupta
con pañales de sangre,
prolongación inmensa
de tu amor maternal.

Dijiste “sí”

 

y Dios te hizo mujer,
te hizo madre y esposa,
compañera y amiga,
redentora del hombre,
flor suprema del mundo.

Ángel González-Alorda Ayala, S.J.

Publicado en María | Etiquetado , ,

En tiempos de Pascua

y esperando Pentecostés

Clic en la imagen

El Espíritu Santo nos lleva a adorar al Padre Dios, y le ofende que adoremos las cosas del mundo. Pero sobre todo le ofende que estemos demasiado pendientes de nosotros mismos, como si fuéramos dioses.

 

Para no sufrir tanto, y para que mis errores y caídas no me paralicen, tengo que reconocer algo: que yo no soy Dios. Para eso, lo mejor es adorar a Dios, el único que merece ser adorado. Yo no puedo pretender la adoración de los demás, ni pretender adorarme a mí mismo. Sólo él es el Absoluto, sin manchas ni imperfecciones. Todos los seres creados de este mundo somos limitados, y es inevitable que cometamos errores. Y aunque no los cometamos, es imposible que todos estén conformes con nuestra forma de ser y de actuar.

 

Hay muchas cosas que no sabemos, y no podemos medir todas las consecuencias de todos nuestros actos y palabras. Ignoramos todo lo que hay en el corazón de los demás, no podemos enterarnos de todo, y ni siquiera nos conocemos bien a nosotros mismos. Nuestra forma de ser necesariamente tiene límites. Por lo tanto, reconozcamos que no somos dioses, ni podemos serlo. Nuestras capacidades son tremendamente limitadas. Hay que aceptar esto con serenidad y realismo, y destruir el falso ideal de ser absolutamente perfectos.

 

Es bueno detenerse algunas veces a pedirle al Espíritu Santo esa sencillez que nos ayuda a aceptar nuestros límites con serenidad. Sólo así podemos tratar de mejorar, pero sin obsesionarnos ni entristecernos demasiado por nuestras debilidades.

 

Los errores pueden darnos la gran sabiduría de la humildad, la bella virtud de la misericordia, la serena paciencia con los errores ajenos, la capacidad de depender de Dios con sencillez, etc.

 

Así tenemos que amarnos, como somos: como seres limitados llamados a un permanente crecimiento. Somos una mezcla, una combinación de cosas buenas, de errores y de nuevas posibilidades de cambio. Tenemos que aceptar y amar esa combinación que nos proyecta hacia un futuro mejor.

Cinco minutos con el Espíritu Santo

 

Publicado en Reflexiones | Etiquetado

Medidas de prevención

Imagen | Publicado el por | Etiquetado

Rosario

Clic en la imagen

El Rosario

Orar con María en tiempos de pandemia

Un libro de Fernando Prado Ayuso

Publicado en Oración | Etiquetado , ,

1 de Mayo

Con María orando a Jesús

Reflexiones para cada día de Mayo

Publicado en Oración | Etiquetado , ,