Un Dios que cree en ti…

Abre la puerta, no digas nada, deja que entre el sol.
Deja de lado los contratiempos, tanta fatalidad
porque creo en ti cada mañana aunque a veces tú no creas nada.

Abre tus alas al pensamiento y déjate llevar;
vive y disfruta cada momento con toda intensidad
porque creo en ti cada mañana aunque a veces tú no creas nada.

Sentir que aún queda tiempo
para intentarlo, para cambiar tu destino.
Y tú , que vives tan ajeno, nunca ves más allá
de un duro y largo invierno.

Abre tus ojos a otra   miradas anchas como la mar.
Rompe silencios y barricadas, cambia la realidad
porque creo en ti cada mañana aunque a veces tú no creas nada.
Sentir que aún queda tiempo
para intentarlo, para cambiar tu destino… Abre la puerta, no digas  nada…

                                                                                                              Luz Casal

Vídeo | Esta entrada fue publicada en Oración y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.