Hay un jardín…

Dijiste “sí”

 

y se detuvo el tiempo,
y tu seno de virgen
se estremeció gozoso
con la presencia ardiente
del Verbo de la Vida.

Dijiste “sí”

 

y tu vientre sellado
fue cuna y fue alimento,
fue canción, fue ternura,
fue sagrario y fue templo,
fue patena y altar.

Dijiste “sí”

 

y Dios se hizo silencio,
se hizo carne incorrupta
con pañales de sangre,
prolongación inmensa
de tu amor maternal.

Dijiste “sí”

 

y Dios te hizo mujer,
te hizo madre y esposa,
compañera y amiga,
redentora del hombre,
flor suprema del mundo.

Ángel González-Alorda Ayala, S.J.

Esta entrada fue publicada en María y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.